Inicio Tests Nintendo Switch Vengeful Guardian: Moonrider (Nintendo Switch) – La prueba

Vengeful Guardian: Moonrider (Nintendo Switch) – La prueba

Por

Tras un Blazing Chrome que rindió un vibrante homenaje a Contra, el estudio brasileño JoyMasher sigue su camino alegre ofreciéndonos su nuevo título Vengeful Guardian: Moonrider. Y para no modificar su ADN básico, continúan por el camino del «neo retro» atacando esta vez a dos monstruos de la era de los 16 bits: Mega Man y Shinobi. Entonces, ¿cómo casar a un robot humanoide y un ninja para hacer un todo coherente y adictivo? Esto es lo que descubriremos en el resto de esta prueba.

hombre mega shinobi

Pero fijemos primero nuestra atención en los dos neófitos de gamepad que no tienen las nociones básicas necesarias para entender este artículo. ¿Qué son Shinobi y Mega Man? Bueno, en primer lugar, son dos héroes que hicieron el apogeo de los dos monstruos de los años 90, a saber, Megadrive para Shinobi y Super Nintendo para Mega Man. El primero nos ponía al mando de un ninja armado con una katana y shurikens en secuencia lineal mientras que el segundo nos pedía manejar un robot capaz de absorber los ataques de sus enemigos derrotados mientras nos dejaba elegir el nivel por el que navegar.

Dos modos de juego muy diferentes que, sin embargo, marcaron el apogeo del género de plataformas/acción tan pronto como se lanzaron sus episodios fundacionales en el año 1987. Si las guerras de consolas terminaron durante mucho tiempo entre Sega y Nintendo, es un nuevo paso que viene a acercarlos con el encuentro de estos dos personajes históricos que se mezclan gracias al trabajo de orfebrería de los brasileños de JoyMasher. Hechas estas presentaciones, podremos llegar al meollo del asunto.

Vengeful Guardian: Moonrider comienza cuidando la forma ofreciéndonos una narración apasionante y enigmática que irá desvelando sus secretos a medida que nos acerquemos al desenlace. Aprendemos en el lanzamiento de nuestro juego que nuestra historia tiene lugar en Senrai, un país plagado de revueltas severamente reprimidas por el poder en el lugar. Nuestro avatar sale de un tanque en el que se despierta. No sabe qué hace allí y cuál es su papel en esta historia, pero salir del complejo que lo mantiene encerrado parece una obviedad.

Muy rápidamente, nos enteramos de que somos un producto defectuoso del cuerpo de élite de los Moonriders, armas humanas reprogramadas al servicio del poder en el lugar. Nuestra fuga nos llevará a conocer a cada uno de los integrantes de este grupo lo que nos permitirá conocer un poco más los entresijos de esta historia que privilegia las lecciones filosóficas sobre el poder y las responsabilidades. Siempre muy rápido, estas fases de diálogo avanzan la narración de forma inteligente sin resultar nunca pesadas, al contrario, son inteligentes y están bien escritas y saben mantener nuestro interés por este personaje y este mundo.

El dominio de la plenitud

Para tomar el control de nuestro Moonrider, podemos comenzar con un tutorial perfectamente integrado en esta historia, ya que toma la forma de una simulación digital de recalibración de nuestro anfitrión. Una vez superada esta prueba, comienza nuestra verdadera aventura y podremos utilizar todas las habilidades de nuestro héroe. Si este tiene los atributos y el diseño de un Shinobi, es decir, una katana, disponible a través de la tecla Y, también tiene un indicador de ataque especial al estilo Mega Man. Este ataque especial, respondiendo a nuestras peticiones mediante la tecla A, es necesariamente mucho más devastador, pero sobre todo modificable sobre la marcha una vez hayamos recogido el ataque de otro Moonrider.

El círculo está completo, Mega Man y Shinobi están felices de presentarles a su hijo, el Guardián Vengativo. El resto de sus habilidades son más clásicas, pero endiabladamente efectivas, ya que podemos correr, saltar, apoyarnos en una pared y realizar un ataque en el aire. Como guinda al ninja robótico, también obtendremos nuevas habilidades. Estos se desbloquean explorando áreas ocultas en los niveles. Una vez adquiridos, debemos asignarlos a nuestro Moonrider. Solo tenemos dos espacios disponibles, depende de nosotros configurar nuestro avatar como deseemos.

Si el diseño de niveles al que nos enfrentamos recuerda mucho al que propone Shinobi con estos distintos pisos, el transcurso general de nuestra aventura se acerca mucho más al de Mega Man. De hecho, después del primer nivel, podemos elegir una mesa entre seis para elegir. Luego encontramos una progresión que estará hecha de intentos desesperados por llegar al jefe y lograr tomar su poder. Este segundo nivel es quizás el más complicado de completar. No tenemos poder y tendremos que descubrir los detalles de estas pinturas un poco al azar.

Una vez eliminado este primer Moonrider, recuperamos su poder y vemos surgir el patrón tradicional: bueno, tengo un poder de agua, ¿será que el nivel que me habla de un poder de fuego es más fácil de completar? La respuesta es obviamente sí y nuestro viaje podrá continuar de una manera mucho más natural que nuestro ensayo y error inicial. Nuestro ascenso en el poder es palpable a través del dominio de cada una de las nuevas armas que ingresan a nuestro arsenal.

El sueño del barbudo

Cada mesa por la que pasamos nos pide que nos enfrentemos a un jefe cada tercio del camino antes de poder enfrentarnos al Moonrider que concluye el nivel. Si los combates contra los Moonriders son más o menos parecidos, cada jefe al que nos enfrentaremos tiene su propio diseño y sus propios patrones que tendremos que dominar para vencerlo. Nuestro personaje tiene seis vidas básicas, perder una vida significa retroceder un poco en el nivel mientras que perder todas nuestras vidas nos obliga a empezar de nuevo desde el principio.

Y nuestras muertes están destinadas a ser parte del proceso de aprendizaje. Si nos tomó cuatro horas completar Vengeful Guardian: Moonrider, es muy posible reducir a la mitad este tiempo para los más talentosos entre nosotros, ya que es posible multiplicarlo por dos para los finalistas que buscan descubrir todos los secretos. Si a primera vista lamentamos la ausencia de elección de dificultad, aunque solo sea por el número de vidas iniciales, la propia construcción del título de JoyMasher en distintos niveles hace que esta ausencia carezca de importancia.

Desde un punto de vista técnico, el trabajo de los desarrolladores brasileños es impecable. Mencionemos primero que esta narración apasionante y esta puesta en escena sangrienta están completamente disponibles en nuestra querida lengua de Molière. Así podemos aprovechar al máximo los diálogos y los cortes en forma de retransmisiones televisivas. Pasemos con calma a la banda sonora que es una delicia de pegadizos sonidos chiptune que inevitablemente recordarán los grandes momentos de las consolas de 16 bits para quienes hayan conocido esta época.

Los controles y el manejo son un modelo en su género. Cada acción de nuestro Moonrider siempre es perfectamente ejecutable sin ningún tipo de latencia y nunca sufrimos daño sintiendo que no tenemos nada que ver con eso. Todos estos puntos positivos mencionados darán paso ahora al último punto a tratar: la parte gráfica. Y por una vez, debemos admitir que el título de JoyMasher sin duda representa el sueño de todos los exjugadores de Megadrive o Super Nintendo.

Con un tamaño extremadamente pequeño de 200 MB en comparación con los gigantes actuales de varios GB, este Vengeful Guardian: Moonrider todavía está a años luz de los 3 MB de los cartuchos de los años 90. Esta abundancia se refleja en todos los gráficos muy bien trabajados con Segundos planos llenos de detalles. Todo esto nos brinda pinturas de pixel art que son muy agradables de navegar, pero que siempre se mantienen perfectamente legibles. Breves pasajes en moto diversificarán nuestra experiencia de juego al recordarnos lo que nos ofrecían los 90 en cuanto a juegos de carreras.

También te puede gustar

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad